Perspectivas económicas, sociales y fiscales para 2011 | Jesús Ibáñez Peña

Perspectivas económicas, sociales y fiscales para 2011

No parece que 2011 vaya a ser un año sencillo en lo social, económico, laboral o fiscal. El ejercicio acaba de iniciarse con más inflación (un 3,00%), con más paro (4,1 millones de desempleados), con subida de algunos impuestos especiales y de los tipos de gravamen del IRPF en los tramos altos, tanto nacionales como autonómicos (pudiendo llegarse en algunos supuestos al 48% de tipo entre ambos), y sin que se haya deflactado la tarifa del impuesto. Analicemos en este artículo las magnitudes macroeconómicas que arrastramos y que previsiblemente influirán bastante en el desarrollo del 2011.

Según el Banco de España, nuestra deuda externa alcanza ya 1,7 billones de euros lo que supone 1,6 veces nuestro PIB anual. Este importe de endeudamiento exterior público y privado se ha casi triplicado en los últimos 9 años (0,6 billones en el primer trimestre de 2002).

La banca y las cajas de ahorro debían más de 750.000 millones de euros al exterior a 30 de septiembre de 2010, mientras que las Administraciones Públicas estaban en más de 300.000 millones de euros, y Otros sectores residentes en más de 450.000 millones. De esta deuda, más de medio millón de millones de euros habrá que reintegrarla o refinanciarla en 2011.

Si seguimos repasando nuestras magnitudes macroeconómicas, nos encontramos con un déficit fiscal de más del 9,3% y, aunque el Estado está haciendo importantes esfuerzos para cumplir el compromiso con Europa de reducirlo al 6% a inicio de 2012, son muchos los que desconfían de que, especialmente respecto de las Comunidades Autónomas, se estén tomando las medidas oportunas para ello.

Fiscalmente se espera que siga incrementándose la recaudación neta en 2011, continuando la tendencia iniciada en 2010, pero más por el efecto de un menor importe de devoluciones fiscales (no por retraso en acordar las mismas por la Agencia Tributaria, si no porque hay mucho menos cuantía de IVA a devolver por la paralización del sector de la construcción) que por un verdadero crecimiento de la recaudación tributaria.

Por otra parte, han bajado las deducciones al perderse la de vivienda para nuevas adquisiciones y ha desaparecido la ayuda de 2.500 euros del cheque-bebé para los nacidos en este año y siguientes, así como la ayuda extraordinaria para parados de larga duración (ya desapareció la reducción de 400 euros en las retenciones).

Socialmente, los sindicatos anuncian nuevas movilizaciones por la reforma de las pensiones y el alza de la edad de jubilación. La pérdida de la ayuda para parados de larga duración también podría enrarecer un poco más el ambiente.

Laboralmente, no parece que el mercado se vaya a recuperar, y aunque hay buenas perspectivas en sectores como el turístico, otros sectores no parece que vayan a crear puestos de trabajo de forma importante en 2011, puesto que con el 1,3% de crecimiento estimado por el Gobierno (aunque diversas instituciones avanzan un crecrimiento menor), nuestra actual estructura económica no parece capaz de generar empleo.

El Gobierno fija buena parte de sus esperanzas para 2011 en el crecimiento un 1,85 del consumo privado (la inversión pública se reduce un 39%), pero los salarios se han reducido tanto en el sector público (recortes de más del 5%) como en el sector privado, y la capacidad adquisitiva se verá también mermada por la subida en dos puntos del IVA y el incremento de la presión fiscal (IRPF e Impuestos Especiales) y del coste de suministros como la luz o servicios como el transporte.

En resumen, que el año pinta un tanto gris, pero ojalá consigamos que las cosas cambien trabajando más; produciendo mejor; impulsando y promoviendo el esfuerzo, la innovación, la educación, la formación, la excelencia, el mérito y la capacidad; exportando más y reduciendo el déficit exterior; y ajustándose las Administraciones Públicas más racionalmente el cinturón que tienen todavía mucho camino en la reducción de sus partidas de gastos y subvenciones y en la racionalización por eficacia de sus recortadas inversiones, y así podamos vislumbrar todos un futuro mejor. Que por ilusión, ganas y esfuerzo de todos los españoles, no sea.

¿Cómo ves el nuevo año? ¿Qué perspectivas tienes o vislumbras? ¿Cómo lo piensas afrontar? ¿Cómo crees que evolucionará nuestra economía? ¿Qué medidas deberían tomar nuestros gobernantes para mejorar nuestras perspectivas de futuro? ¿Subirán los impuestos?

Sin comentarios | Leído 247 veces

Ambos comentarios y pings est?n actualmente cerrados.

Comments are closed.